Consejos para mantener una buena salud empresarial

Aunque tendemos a pensar que el único modo para generar ingresos en una empresa es vender, vender y vender, la realidad nos demuestra que existen otras vías en las que localizarse para mejorar beneficios y rentabilidad.

La primera variable importante a resaltar es crear una dirección financiera sólida, que sustente los procesos y el eje estratégico de la empresa. En muchos negocios se dota a este departamento de una visión administrativa cuando tiene que ser el aceite que lubrique todos los engranajes de la compañía.
Otra variable, sin duda, es la comunicación. Ésta tiene que facilitar tanto el entendimiento entre departamentos, como hacer que la toma de decisiones sea más fácil. Con este propósito nacieron herramientas como Skype, imprescindible para simplificar la comunicación entre miembros de la empresa y con clientes y proveedores.
Siguiendo el hilo de las aplicaciones, es la tecnología la que nos tiene que permitir alcanzar la máxima eficacia en la simplificación y automatización de los procesos empresariales. La inversión en herramientas ERP y CRM sustentará el crecimiento de una empresa.
Finalmente, la variable más difícil de controlar y la imprescindible: el factor humano. Tener un equipo motivado, formado e involucrado será la clave que permitirá el crecimiento de la empresa.