¿Cómo elegir tu ERP?

En los últimos años se ha hablado mucho los sistemas ERP como una herramienta indispensable para el control de procesos e la integración de los diferentes departamentos y áreas de una empresa, pero lo difícil es saber qué tener en cuenta para elegir un ERP.
Apostar por un programa de gestión es una decisión crucial para la empresa y tiene que ser tomada desde un punto vista estratégico mirando hacia el futuro.Print

En el momento de evaluar la elección de un ERP se tienen que tener en cuenta las siguientes consideraciones. En primer lugar, aunque sea una decisión estratégica de la empresa hay que hacer partícipe en ésta a todos los departamentos en los que el ERP vaya a ser una herramienta importante de trabajo, así conseguiremos que se involucren en su puesta en marcha y aseguramos el éxito del proyecto. También tenemos que crear una lista de todos los problemas que ahora mismo nos impiden crecer. Estas son las cuestiones que tiene que resolver nuestro ERP. Entonces podemos descartar todos los programas que no puedan hacer frente a estos requisitos previos y centrarnos en las funcionalidades adicionales que se adapten más a nuestra tipología de negocio. También sopesaremos en qué infraestructura queremos alojar nuestra herramienta de gestión.

Una vez decidido el ERP tendremos que determinar con qué partner afrontaremos esta gran aventura. Podemos basar esta decisión en afinidad, compenetración y entendimiento mutuo, buenas referencias y su propuesta de implantación. Será nuestro partner quien nos aconseje cómo estructurar nuestra empresa dentro de un ERP y nos lo personalice para que podamos aprovechar al máximo todo el potencial de la herramienta.

Una vez definidas las funcionalidades indispensables a cubrir, el ERP y la empresa con la que queremos trabajar, el siguiente paso será la elección de un líder del proyecto. Será la persona que se pondrá en contacto con la empresa de implementación elegida y recogerá todo el feedback y requerimientos de los diferentes departamentos en relación al proyecto de la puesta en marcha del ERP. Esta misma persona, en un paso previo, puede evaluar las diferentes opciones del mercado y crear un informe con el que la dirección tomará la decisión de qué partner y herramienta elegir.

Finalmente, y a título personal, me gustaría recordar una frase que se tiene que tener en cuenta durante todo este proceso: “El mejor ERP es el que mejor se adapte a las necesidades de tu empresa”.